Usuarios de tres aseguradoras de salud denuncian que falsificaron sus firmas.

L. Adriasola y N. Cabello
Por estafa, fraude y falsificación de firma de dos de sus clientes, Cruz Blanca interpondrá hoy una querella en el Juzgado de Garantía de Valparaíso contra quienes resulten responsables de presentar, sin el consentimiento de sus afiliados, recursos de protección contra el reajuste de las tarifas del AUGE.

La acción se sumaría a otras dos querellas presentadas el 27 de julio y el 13 de agosto por Colmena y Consalud, respectivamente. En cada instancia, las entidades, a través de sus representantes legales, acusan a la abogada Marcia Marchant Farías de haber falsificado las firmas de 21 clientes.

«Esto se concretó debido a que esa abogada falsificó la firma de una de nuestras afiliadas (…) Para así ganar el dinero de las costas asociado a este procedimiento», señaló Consalud.

Una versión similar entregó Cruz Blanca. «Este caso deja en evidencia que se ha formado un negocio de abogados inescrupulosos en torno a los recursos de protección en contra de las isapres, que más que velar por los intereses y el beneficio de los afiliados, lo que buscan es lucrar a costa de los usuarios», dijo Ana María Vergara, fiscal de la entidad.

Los presuntos delitos quedaron al descubierto luego que Hernán Doren, presidente de la Asociación de Isapres, señalara que esta semana tuvo conocimiento de que algunas aseguradoras estaban presentando estas acciones legales.

«Estamos preocupados porque sabemos que habría recursos de protección fraudulentos. (…) Esto lo supimos porque una persona apareció en uno de ellos y, después de ir a su isapre, dijo: ‘Yo no tengo nada que ver y la firma que aparece ahí no es mía'», dijo Doren.

Hasta el 26 de junio pasado, tres mil afiliados habían recurrido a la justicia por el alza en sus planes AUGE. En ese proceso, 140 abogados se inscribieron en el sistema web y, por cada recurso acogido, podrían recibir un promedio de $70 mil en concepto de costas.

«Las isapres ya no saben qué hacer en su desesperación por haber perdido utilidades. Yo me voy a querellar en contra de todas esas empresas por denuncias calumniosas. Yo actué bajo el marco de la ley, porque yo a todos mis clientes los ayudo», retrucó Marchant.

En tanto, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, señaló que si bien la superintendencia no ha recibido ninguno de estos casos, le parecía «muy bien» que ellos se denunciaran ante la justicia: «Lucrar a través de esto es algo muy penoso».

______

ACCIÓN LEGAL

Hasta ayer, la abogada Marchant solo había sido informada de la querella de Colmena por 20 de sus clientes.