Superintendencia de Seguridad Social presenta las estadísticas de seguridad y salud en el trabajo de 2017

  • 0
  • 27 de abril de 2018

De acuerdo a las estadísticas que la SUSESO dará a conocer hoy, la tasa de accidentabilidad disminuye a 3,4% en 2017, pero persiste la tendencia alcista del número de días perdidos.

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) entregará las estadísticas anuales de accidentabilidad laboral correspondientes al año 2017, en la sede de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las cifras, muestran una tendencia positiva respecto a la tasa de accidentabilidad en Chile, ya que esta llega a sus niveles más bajos desde 2008, con un 3,4%.

El Superintendente de Seguridad Social, Claudio Reyes, manifestó “que en el 2017 se registró la menor tasa de accidentabilidad de los últimos años, produciéndose 170.063 accidentes (187.932 accidentes en 2014), lo que representa una tasa de 3,4 accidentes por cada 100 trabajadores protegidos. Desde 2012 se ha observado una disminución continua en la cantidad de accidentes del trabajo y de la tasa de accidentes del trabajo”.

Los resultados muestran que también se mantiene la brecha entre accidentes del trabajo con altas inmediatas y sin altas inmediatas, lo que hace que la tasa de accidentabilidad casi se duplique, llegando al 6%, al considerar estas últimas.

Al desglosar los accidentes del trabajo se observa que se presentan en mayor medida en hombres (68%) que en mujeres (32%), concentrándose en mayor medida en el grupo etario entre 25 y 34 años.

Este tipo de accidentes se presentan en mayor medida en la industria manufacturera (4,7%), le sigue Transportes (4,6%), Agricultura y Pesca (4,2%) y Construcción (4,1%). Si se observa las fatalidades en el Trabajo estás han ido disminuyendo pasando de 4,3% en 2016 (245)a 3,8% (221), siendo el sector de Transportes el que presenta mayor cantidad de casos fatales con un 14,2%.

En cuanto a los accidentes de trayecto, el informe revela que también ha existido una reducción, pero leve. En 2008 esta tasa era de 1,3%, llegando en 2016 a un 1,11% y cerrando el 2017 con un 1,08% (54.640).

En esta categoría, a la inversa de los accidentes que se producen en el trabajo, las mujeres se ven más afectadas con un 52%, mientras que en los hombres es de 48%.

Asimismo, las estadísticas de la Suseso muestran un importante quiebre de la tendencia alcista en las fatalidades de trayecto llegando 2,2 por cada 100.000 trabajadores. Este indicador en 2016 fue de 3,1 por cada 100.000 (la cifra más alta desde 2010).

“La disminución de la tasa de accidentabilidad en los últimos años sin duda puede relacionarse con las medidas de fiscalización y orientaciones (circulares, decretos y dictámenes), responsabilidad de los organismos reguladores (Superintendencia, Dirección del Trabajo, entre otros) y con las medidas de prevención impulsadas por los organismos administradores, así como las acciones de trabajadores y empleadores”, dijo Reyes.

Alerta por enfermedades mentales

Si bien los resultados en cuanto accidentabilidad son positivos, hay otros antecedentes en el informe que preocupan a las autoridades. Uno de estos son los días perdidos por accidentes del trabajo y de trayecto, ya que persiste la tendencia alcista del número de días perdidos con un promedio de 21,4 días.

La preocupación en este indicador es porque los días perdidos permiten tener una aproximación a la gravedad de los accidentes.

Otro punto considerado negativo, es el aumento de las enfermedades laborales de origen mental. Según muestra el informe de la Suseso, éstas alcanzan un 58% del total de los diagnósticos en 2017, un aumento de 5 puntos porcentuales respecto a 2016.

Estas enfermedades se presentan en mayor medida en las mujeres con un 67%, mientras que en los hombres es de 33%. Estos resultados resultan preocupante, ya que dificultan los esfuerzos por disminuir los accidentes y los días de reposo.

“Por cierto nos preocupa la salud de nuestros trabajadores y que las condiciones en el trabajo puedan estar afectándolos. Es importante entender que la protección debe ser no solo para evitar accidentes concretos y puntuales, sino que también se debe resguardar la salud de los trabajadores, y eso implica a la salud metal”, señaló la subsecretaria de Previsión Social, María José Zaldívar, quien además agregó que dado este aumento, “la Suseso está avanzado en protocolos para asegurar su debida pesquisa y tratamiento”.

 Además la autoridad explicó que desde 2016 se hizo obligatorio para las mutualidades y el Instituto de Seguridad Laboral implementar protocolos de calificación de origen de enfermedades, que buscan también la implementación de medidas preventivas para evitar más trabajadores enfermos.
Fuente: Pulso